Quiénes somos

El trato más cercano y las mejores recomendaciones

Apaga el teléfono, acabas de llegar a la Posada de Ojebar, envuelta en una tradición familiar de 100 años y situado en un entorno alejado del estrés y perfecto para desconectar. El pueblo de Ojébar se mantiene aislado del ruido de las ciudades para que puedas disfrutar de la naturaleza en un lugar donde te cruzarás con más animales que personas.

Y si te gusta comer bien, has llegado al sitio adecuado. Aquí podrás disfrutar de la magnífica gastronomía artesanal de la zona, basada en una cocina sana, natural y típica cántabra con legumbres, hortalizas, frutas, todo ello de nuestra propia producción; así como las carnes de crianza de la zona y pescados salvajes del Mar Cantábrico.

En la Posada de Ojébar, queremos recuperar el esplendor de antaño tratando de que llegues a apreciar este pueblo, sus tradiciones y su gastronomía típica.

Además, siempre tenemos a nuestro personal dispuesto a ofrecerte el trato más cercano posible y las mejores recomendaciones sobre el entorno o los posibles planes que realizar durante tu estancia en La Posada de Ojébar.

Natalia y Miguel, hermanos y antiguos propietarios del edificio de La Posada de Ojébar 10